Creados a partir de mega explosiones en el universo hace millones de años, los diamantes negros representan misterio, poder y fortaleza. El sentirte distinto por la apariencia externa pero estar compuesto de un valor incalculable por dentro fue una experiencia de vida que Alberto utilizó de inspiración para diseñar Monte Carlo. 

El nombre hace honor al famoso barrio francés de donde es originario el profesor de joyería que le enseñó a trabajar con esta rara gema.